¿Qué dices que he hecho? (1)

el adivinoEn ocasiones leemos en los medios que han suplantado (usurpado) la identidad de algún personajes público. Esto no es algo nuevo, ocurre con cierta frecuencia y es que no exite, en la actualidad, ningún mecanismo que garantice que la persona que hay detrás de la red es realmente la que dice que es. Hay usuarios que se dan de alta haciéndose pasar por otra persona (robando la identidad digital), esto se hace desde cualquier punto del planeta.

Normalmente, entre la gente joven, el objetivo de suplantar la identidad es hacer una gracia o una burla y esto está claro que “no es una broma”.

La suplantación es uno de los riesgos de las redes sociales, según un estudio del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) y de la Agencia de Protección de Datos (AEPD)

Según los expertos, dependiendo de la actividad realizada se puede considerar o no delito. Se cosideraría delito (artículo 401 del Código Penal) si lo que se usurpa es el estado civil de otro. Si lo que se hace es simplemente crear un perfil inventado o con datos falsos en una red social, la conducta no está reflejada en el tipo penal y no se puede considerar delito.
La suplantación de la identidad de un banco o de una empresa se consideran estafas y se castigan con penas de prisión de hasta tres años, se trata de delitos contra el patrimonio.
Ahora bien, según Pablo F Burgeño (), “entrar en la cuenta o el perfil de otra persona es una conducta que de por sí puede comportar graves consecuencias jurídicas. Al acceder a una cuenta ajena se puede estar cometiendo un delito de lesión de privacidad considerado por la normativa como una forma de descubrimiento y revelación de secretos; este delito se contempla en los artículos 197 y ss. del Código Penal. Para acceder a la cuenta o perfil del otro es probable que se hayan tenido que provocar daños a sistemas informáticos para saltarse o conseguir las claves y contraseñas; en dicho caso, nos encontraríamos ante un delito de daños a “redes, soportes o sistemas informáticos” consagrado en el apartado 2 del artículo 264 del Código Penal, delito denominado comúnmente “crackering”“.

En otro post comentaremos algunos consejos para evitar esta actividad.

Un pensamiento en “¿Qué dices que he hecho? (1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s