¿Qué dice internet de ti? Ecosistema Digital (2)

Tintín facesDentro del ecosistema digital cuesta mucho imaginar o hacerse una idea de toda la información que se puede encontrar en la red o generar acerca de una persona. Si lo piensas es inimaginable.

Podemos intentar enumerar a bote prontositios donde encontrar información almacenada sobre alguien (por ejemplo sobre ti). Información accesible fácilmente o teóricamente inaccesible.

  • Empezando por las redes sociales donde uno puede estar o no estar (pudiendo aparecer cosas que uno mismo cuenta o cosas que cuentan los demás de él, esté o no), etiquetado en fotos,
  • en blogs y espacios de participación donde uno puede haber dejado algún comentario, suscrito a publicaciones digitales o a fuentes web (web feeds), haber participado en votaciones o encuestas de medios de comunicación digital,
  • mencionado en archivos digitales (en publicaciones oficiales y no oficiales), bases de datos de las administraciones públicas con datos protegidos o no, de entidades financieras, de empresas de servicios (telefonía, luz, agua, …),
  • compras realizadas por internet (desde un billete de avión a cualquier otro producto),
  • formando parte de listas de correo electrónico, mensajes de móvil,
  • vídeos que ve en la red o baja de internet, música que escucha de la red, y cualquier otra descarga donde haya que identificarse previamente,
  • historiales web de navegación,
  • grabaciones de cámaras de vigilancia en la vía pública o en edificios, etc. etc.

Claro está que parte de estos datos no deben salir nunca a la red pública debiendo mantenerse en sistemas protegidos y dentro de sus unidades de almacenamiento.

Curiosamente las estadísticas aclaran que un tercio de esta información la produce la persona directamente y los otros dos tercios sistemas que escapan de su control.

Toda esta información es la que constituye el “rastro digital“, también denominado “sombra digital“, y aunque no nos tiene que agobiar debemos que ser conscientes de ello.

Tenemos a nuestro favor que, inicialmente, las leyes nos protegen y las empresas tienen la obligación de almacenar esa información y custodiar su confidencialidad. Sabemos que hoy, parte de esta información la utilizan, las grandes compañías, para ofrecernos un producto y no otro o para indicarles que se puede ‘confiar‘ en nosotros.

Pero todo este ecosistema digital circula por el ciberespacio, encriptado (cifrado) o no, sin que se conozcamos dónde se almacena, cómo se utiliza, quién tiene acceso y si algún día podemos hacerlo desaparecer.

Podemos adelantar alguna conclusión sobre esta disquicisión: “Se discreto. De no publicar algo no te arrepentirás nunca, de lo contrario te puedes arrepentir

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s