Tus contraseñas, tu mejor secreto

Coronel Tapioca y TintínCada vez somos “más confiados” en internet, ¿verdad?, vamos perdiendo ese miedo lógico inicial. En la red tenemos nuestros correos personales, nuestro archivos, fotos, vídeos, tenemos listas de amigos en las redes sociales y nuestros “me gusta“, …

Podemos decir que se podría sacar una instantánea bastante nítida de quiénes somos, cuál es nuestro entorno y gustos, a qué nos dedicamos, … En internet se encuentra, queramos o no, una partecica de nosotros.

Un elevado porcentaje de esta información es privada y la mantenemos así gracias a que está protegida con una contraseña.

Muchos no toman en serio la importancia del cuidado de las contraseñas, tratando estos temas con indolente desidia.

Sin querer ser reloj de repetición, ¿te has planteado en alguna ocasión qué ocurriría si descubriesen tus contraseñas?

Hace unos 15 días robaron las de los usuarios de Evernote (nombres de usuario, correos electrónicos y contraseñas). Y hace algo más un mes las de un buen número de usuarios de la red profesional LinkedIn.

Según la empresa de seguridad informática Kaspersky Lab., más de 600.000 cuentas de Facebook están en peligro cada día, esto supone una media de más de 7 contraseñas por segundo (Fuente: http://www.europapress.es/)

Vamos a indicar algunas sencillas reglas para que tengas una “contraseña fuerte” y fácil de recordar.

Mínimas reglas sobre nuestras contraseñas. Recomendaciones:

  • Su longitud (número de caracteres) no debe ser inferior a siete caracteres.
  • No debe formarse con números y/o letras que estén adyacentes en el teclado. Ejemplos de malas contraseñas son: 123456, 1q2w3e ó 123QWEasd.
  • No debe contener información que sea fácil de averiguar, por ejemplo, que coincida la contraseña con el nombre de usuario, información personal (cumpleaños, nombres de hijos, etc.)
  • Ni palabras existentes en algún idioma, evitando así los “ataques de diccionario”

Además, es importante que …

  • No uses la misma contraseña para todo
  • No la dejes escrita en ningún sitio, y mucho menos cerca del ordenador
  • No almacenes ni guardes las contraseñas en el navegador
  • Cambia las contraseñas que traen por defecto los dispositivos y servicios en línea. Un ejemplo es el de los router WiFi, que traen por defecto contraseñas públicamente conocidas, que un atacante podría utilizar.

Y entonces … ¿Cómo construyo la contraseña?

Una forma sencilla de construir una contraseña, fácil de recordar y difícil de romper, es tomando el primer carácter de las palabras que forman una oración que nos resulte familiar. Combina mayúsculas, minúsculas, números y signos de puntuación. Pongamos un ejemplo: “Tengo 3 hijos: Jesús, José y María.” La contraseña sería “T3h:J,JyM.”

Pero de nada nos sirve una contraseña segura si es la misma en todos los servicios en los que estamos registrados porque la probabilidad de ser víctimas de cualquier tipo de ataque es mucho mayor.

Ah, se me olvidaba !! De vez en cuando cambia las contraseñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s