Los chavales nos empujan a “modernizarnos”

La gente joven (y me refiero a la gente más menuda) está consiguiendo que nos pongamos las pilas y nos acerquemos más al entorno digital. Usamos dispositivos de última generación (smartphones, tablets, …), navegamos por redes sociales viendo que hacen nuestros “amigos” y dando un vistazo al panorama actual (facebook, twitter, …), utilizamos sistemas de mensajería que nos mantienen hipercomunicados con todos (whatsapp, line, …). En definitiva, intentamos estar perennemente de actualidad. ¿Sí? ¿Esto es así?

Historias como la de Cameron Crossan están al orden del día, niño de 13 años ‘fichado’ por fraude por la policía tras gastar más de 4.000 euros de la tarjeta de crédito de su padre, para comprar juegos para el iPad. Por no citar casos, más negativos, de ciberbullying, groming, sexting, …, que se denuncian a diario.

Pero, ¿conocen el daño que hacen? ¿son realmente conscientes? Seguro que Cameron era feliz adquiriendo juegos, juegos y más juegos.

El último estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge y Microsoft Research revela que el uso del botón “Me gusta” de Facebook proporciona gran cantidad de información sobre quien lo emplea, con independencia de la configuración de privacidad. Información que puede ser tan sensible como orientación sexual, religión, afiliación política, origen étnico, rasgos de la personalidad, inteligencia, felicidad y un posible divorcio de los padres. (Fuente de esta noticia: www.genbeta.com)

Los chavales no se andan con lisonjas para conectarse a la red, para ellos son naderías, cosas de poca importancia. ¿Y nosotros?

Como diría Leopoldo Abadía — “Hay que estar al día TODOS: los viejos y los jóvenes y los de en medio”.

Sí, tenemos dos frentes. El primero, zambullirnos en este mundo virtual, “estar” y conocerlo, sabiendo que hay que nadar y guardar la ropa. Y el segundo, los padres como primeros y principales educadores de nuestros hijos, tenemos que “dar criterio“, crear ese marco de referencia sobre lo que está bien y lo que no, tenemos que enseñar a discernir.

Para llevar esto a cabo se requiere tener muchas ganas de aprender, mucha paciencia, esfuerzo y, sobre todo, cariño. Con ello podemos conseguir nuestro objetivo, formar “personas de una pieza“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s