El liderazgo aplicado a la educación de nuestros hijos

Releyendo el libro “La paradoja”  de James C Hunter podemos hacer una analogía entre el liderazgo aplicado al trabajo profesional (empresa) y el liderazgo aplicado a la educación de nuestros hijos (familia). El Dr. Leopoldo Abadía afirma, categóricamente, que la familia es nuestra empresa más importante.

La paradoja

El liderazgo es sinónimo de influencia, es un proceso de influir. Es la huella que dejamos en otras personas, y la que dejamos en los sitios en los que participamos.

Ser un líder con vocación de servicio significa, sencillamente, ser capaz de identificar y satisfacer las necesidades legítimas de las personas puestas a tu cargo. Satisfacer sus necesidades, no sus deseos.

Hunter habla en su libro de la Ley de la Cosecha: cosechas lo que siembras. Cuando siembras servicio y sacrificio, al identificar y satisfacer las demandas, cosecharás influencia. Nos revela dos cualidades en todos los grandes líderes: la humildad (centrarse en los demás) y la fuerza de voluntad (es el carácter en acción)

El liderazgo es una habilidad, aprendida o adquirida. Para el liderazgo no hay atajos. El carácter es la madurez moral para hacer lo correcto incluso si te cuesta algo, especialmente si te cuesta.

Como dijo Gandhi: «Sé el cambio que quieres ver en el mundo»

Con esta frase termina el prólogo del libro “La paradoja”. La gran paradoja: para mandar hay que servir.

En otra ocasión seguiremos analizando este libro tan motivador y lleno de principios que podemos aplicar en nuestra familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s