Del acoso al ciberacoso (ciberbullying)

La proliferación de los dispositivos móviles entre los más pequeños ha convertido el acoso en ciberacoso o también conocido como ciberbullying.

¿Qué es el ciberacoso?

El acoso siempre ha existido en los colegios. Cualquier excusa era buena para “burlarse” de alguien de la clase: porque llevas gafas o no las llevas, porque eres gordo, porque eres flaco, …

El ciberacoso o ciberbullying es el acoso entre personas de la misma edad a través de medios telemáticos (mensajería, redes sociales, …) Estamos ante un caso de ciberacoso cuando un o una menor atormenta, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otro/a mediante estos mecanismos. El acosador puede atacar en cualquier momento, desde cualquier sitio.

No hace falta recordar que este tipo de prácticas pueden constituir un delito si se acompañan de amenazas, coacciones, injurias o calumnias.

Este acto influye negativamente en la afectividad del niño, en su rendimiento académico, bajando su autoestima, …, generando falta de confianza en si mismo.

¿Cómo podemos prevenir estas situaciones no deseadas?

Los padres y educadores tenemos que estar alerta, observando los cambios de conducta y de comportamiento (ansiedad, mal humor, nerviosismo, aislamiento, falta de apetito, …) que pueden venir provocados por este tipo de situaciones. La comunicación con nuestros hijos es, siempre, fundamental.

En internet no vale todo. Las redes sociales proporcionan una falsa sensación de anonimato e impunidad.

¿Cómo actuar ante el ciberacoso?

Inicialmente se debe intentar evitar que vaya a más. Lo más aconsejable es no contestar al acosador ni responder a sus provocaciones. Como primera medida se puede bloquear a esa persona, las redes sociales permiten bloquear a una persona para evitar que nos moleste.

Una segunda medida es denunciar al acosador por medio de la propia red social. El acosador nunca va a saber que le hemos denunciado y los administradores de la red vigilarán el comportamiento del acosador, pudiendo llegar a su expulsión de la red social.

Si la cosa va a más debemos poner de manifiesto la situación de acoso en el centro educativo de nuestro hijo. Los motivos por los que nuestro hijo no querrá denunciar el ciberacoso pueden ser varios: vergüenza, presión social, falta de autoestima, temor ante las amenazas del propio acosador, …

Como última medida podemos denunciar al acosador ante las fuerzas y seguridad del estado.

Como medida de prudencia, no se debe borrar ninguna conversación que comprometa al acosador, sacando copias de las mismas si es posible. El acosador podría borrar los mensajes y, en ese caso, se perderían las pruebas. Lo más seguro es guardarlos en capturas de pantalla, y en el caso de aplicaciones de mensajería, hacer una copia de la conversación.

Apps para contralar el acoso

Existen apps gratuitas que nos pueden ayudar en estos casos: Te dejamos un enlace a 14 aplicaciones para combatir el acoso escolar http://www.genbeta.com/a-fondo/14-aplicaciones-para-combatir-el-acoso-escolar

Existe una app gratuita de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (AlertCops). Esta aplicación móvil permite poner en conocimiento de las fuerzas de seguridad una serie de situaciones de riesgo, entre las que se encuentran las del acoso escolar.

Sitio web AlertCops: https://alertcops.ses.mir.es/mialertcops/info/info.xhtml

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s