La Red indiscreta

Estos días navegando por las redes me he sentido, un poco, como James Stewart en la película “La ventana indiscreta”, de Alfred Hitchcock. En la película, el fotógrafo profesional Jeff (James Stewart) confinado en su apartamento, tras romperse una pierna, mata el tiempo mirando por la ventana de su dormitorio, observando a los vecinos que dejan sus ventanas abiertas para poder soportar el calor.

Las Redes sociales son esa “Ventana indiscreta” donde los “vecinos” publican los dimes y diretes sin ningún tipo de pudor. Es un escaparate público y notorio donde se describen hechos que nos delatan y ponen de manifiesto nuestra intimidad (forma de vida, pensamientos, …). En las redes se comete el grave error de publicar situaciones que van dirigidas a tan solo unos pocos y sin embargo las distribuimos a toda la “comunidad de amigos” sin establecer ningún tipo de distinción entre los receptores.

Haciendo una reflexión, hay una sutil diferencia entre la Ventana indiscreta de Hitchcock y la Red Indiscreta de Internet y es el modo en que sus personajes interactuan con el exterior. Podríamos decir que en la película es un modo pasivo, pues ellos no esperan que sus conversaciones sean escuchadas y en Internet es un modo activo porque la persona hace público todo lo que manifiesta.

Ni que decir tiene que los actores de la Red indiscreta (padres, hijos, abuelos y nietos) estamos literalmente enganchados a los dispositivos móviles. En esta Red cada vez hay más alternativas, ‘más’ tentadoras, y las de siempre se refuerzan para no perder terreno ni posicionamiento.

Parece mentira que lo que hacemos algunos nada más despertarnos sea comprobar qué mensajes hemos recibido mientras dormíamos y aún no hemos leído, a veces antes de encender la luz.

Los últimos estudios dicen que más de la mitad de los jóvenes y no tan jóvenes sienten soledad, molestia e incluso ansiedad cuando no tienen el móvil cerca o no lo pueden consultar.

Las tareas diarias y sobre todo la concentración en el trabajo y/o estudio se ven alteradas y bombardeadas por esa necesidad de ver y/o responder a mensajes indiscriminados de manera inmediata.

No solo los jóvenes presentan este comportamiento, estudios recientes demuestran que el 59% de los padres sienten la necesidad de responder inmediatamente a los mensajes que reciben. (Ir a estudios recientes)

El 36% de los papás sienten que pierden el tiempo haciendo uso de los dispositivos; y es que las posibilidades de distraerse con ellos son muchas y no cabe duda que van a ser más.

Debemos de recordar que nuestros hijos son lo que ven y sobre todo lo que ven hacer a sus padres. Debemos ser conscientes y buscar algunos antídotos para ser buenos ejemplos y evitar estar tan enganchados a esta Red Indiscreta.

(Quiero dedicar este artículo a un gran amigo, amante del cine, filósofo y profesor de filosofía: Mariano Ros)

Fuente de la noticia: Pew Research Center Internet & Technology

Anuncios

2 comentarios en “La Red indiscreta”

  1. Buen día, excelente este mensaje y los artículos sugeridos, es una realidad latente en todo nuestro entorno; es bastante preocupante que el ser humano esta pasando a un segundo plano. Gracias por ayudarnos a corregir nuestros errores y a crecer como personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.