Archivo de la categoría: Interesante

Cómo mejorar nuestra conversación

¿Por qué no escuchamos? Preferimos hablar. Cuando hablamos no tenemos que escuchar cosas en las que no estemos interesados, tú eres el centro de atención y puedes reafirmar tu propia identidad. Pero hay otra razón: nos distraemos. Una persona en promedio habla unas 225 palabras por minuto mientras que nuestro cerebro puede escuchar hasta 500 palabras por minuto. Nuestra mente llena la diferencia de palabras con pensamientos sobre nosotros mismos. Prestar atención a alguien requiere esfuerzo y energía, porque no somos capaces de no rellenar ese vacío.

Quizás por estas razones funcionen tan bien las redes sociales. Hablamos de nosotros mismos y nos distraen.

“Hablamos en exceso y no escuchamos lo suficiente” (Eduard Punset)

“Muchos de nosotros no escuchamos con la intención de entender. Escuchamos con la intención de responder”. (Stephen Covey)

10 consejos para mejorar nuestra conversación (Celeste Headlee)

  1. No seas multitarea. Y no solo quiero decir que guardes el móvil, la tablet, …, que tienes en las manos. Quiero decir, “estar presente”. Está en “ese” momento. No pienses en la discusión que tuviste con tu jefe o qué vas a hacer de cenar. Si no quieres seguir en la conversación, abandónala, pero no estés mitad presente y mitad ausente.
  2. No seas dogmático. Debes iniciar una conversación suponiendo que tienes algo que aprender. La escucha sincera requiere ponerse uno mismo a un lado. Y a veces eso significa no mostrar las opiniones personales.
  3. Usa preguntas abiertas. Con quién, qué, cuándo, dónde, por qué o cómo.
  4. Sigue el ritmo. Vendrán pensamientos a nuestra mente mientras el otro está hablando y necesitarás expresarlos. No interrumpas, tampoco dejes de escuchar mientras piensas en una maravillosa pregunta, es probable que se pierdan cosas mientras el sujeto habla, no pasa nada.
  5. Si no sabes, di que no lo sabes. Peca de precavido.
  6. Evita equiparar con tus experiencias. No es lo mismo, nunca es lo mismo. Toda experiencia es individual. Y, lo más importante, no está hablando sobre ti.
  7. Procura no ser repetitivo. Es en verdad aburrido y tendemos a hacerlo mucho. Especialmente en conversaciones de trabajo o con nuestros hijos. Cuando tenemos una idea, la seguimos parafraseando una y otra vez. No lo hagas.
  8. Evita los detalles. A la gente no le interesan en qué año, los nombres, las fechas, … A ellos no les importan los detalles. Les importas tú, les importa cómo eres, qué tenéis en común. Así que, olvida los detalles.
  9. Las quejas. Siempre se prefiere oír cosas positivas que críticas y quejas, ¿verdad? Pues aplícalo.
  10. Haz búsquedas, no debates. Invita a explorar puntos de vista, no a descubrir quién tiene razón o quién está equivocado.

Esta no es la última, pero es la más importante: Escucha. No puedo decirte cuántas personas ilustres han dicho que “escuchar tal vez sea la capacidad más importante que podrían desarrollar”. Hay que tener una escucha generosa.

Diez formas de violencia de género digital

Desde aquí nos hacemos eco de la campaña Diez formas de violencia de género digital, realizada por PantallasAmigas y apoyada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Los estudios señalan la prevalencia creciente de la violencia contra las mujeres, especialmente entre adolescentes y ejercida en el contexto digital mediando redes sociales y programas de mensajería principalmente canalizados por los smartphones (móviles inteligentes).

La campaña se compone de diez situaciones que pueden identificarse como violencia sicológica. Se trata de mensajes breves, con apenas noventa letras, que pueden requerir matizaciones. Son mensajes esencialmente sencillos, algunos más concretos y otros más genéricos. No es un censo completo ni riguroso, pero sí es una colección esclarecedora de cómo las relaciones han cambiado con Internet y, por desgracia, la violencia psicológica se ha adaptado e incluso intensificado con extrema celeridad.

Diez formas de violencia de género digital

  1. Acosar o controlar a tu pareja usando el celular
  2. Interferir en relaciones de tu pareja en Internet con otras personas
  3. Espiar el celular de tu pareja
  4. Censurar fotos que tu pareja pública y comparte en redes sociales
  5. Controlar lo que hace tu pareja en las redes sociales
  6. Exigir a tu pareja que demuestre dónde está con su geolocalización
  7. Obligar a tu pareja a que te envíe imágenes íntimas
  8. Comprometer a tu pareja para que te facilite sus claves personales
  9. Obligar a tu pareja a que te muestre un chat con otra persona
  10. Mostrar enfado por no tener siempre una respuesta inmediata online

Ni que decir tiene que los padres y educadores tenemos un papel estelar en la formación de nuestros hijos, somos los principales protagonistas en este escenario digital.

Campaña de PantallasAmigas: http://blog.pantallasamigas.net/2016/11/25n-campana-para-identificar-y-prevenir-diez-formas-de-violencia-de-genero-digital/

Para, piensa, conéctate

Navegando por internet hemos encontrado la web “Para, piensa, conéctate” Tres acciones que hoy en día se suelen dar al revés. Tres acciones que vale la pena que se produzcan en ese orden, y de esa forma se fomenten el valor de la prudencia, fortaleza, …
Desconectar para conectar.

Vivimos con la idea de que “en internet todo vale”. El exceso de comunicación, la viralidad de la información, provoca falta de intimidad y de privacidad. Todo ello lleva a la indiferencia social.

En esta línea, padres y educadores tenemos mucho que aportar.

“Para, piensa, conéctate” es un programa para prevenir el ciberacoso y formar a menores en el uso correcto de las redes, así como apoyar a su entorno familiar para apoyarlos en un mejor uso de internet y evitar situaciones de riesgo en la red.

“Para, piensa, conéctate” es un programa que desarrolla la FundaciónCibervoluntarios con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la colaboración de Stop, Think, Connect y AlertaenLinea.gov

Para lograr su objetivo “Para, piensa, conéctate” desarrolla las siguientes líneas de acción: Formación- Comunicación y formación gratuita en centros educativos sobre el uso seguro de Internet para la prevención del ciberacoso a menores.

Sitio web:  www.parapiensaconectate.es

En mi casa hay normas para usar internet

No solo pactan los políticos y sus partidos, en mi casa también hay pactos, por ejemplo se pactan las reglas para usar internet.

Pero para exigir hay que ir siempre por delante, con el ejemplo. Sí, se puede “obligar” con el ejemplo. Digo “con el ejemplo” porque los padres tenemos el riesgo de volver a la adolescencia con la tecnología, y comportarnos como niños.

Para pactar hay que tener presente que «Si hay que poner límites, estos deben ser conocidos por todos, desde el mayor de la casa hasta el más pequeño»

Edúcame despacio que crezco deprisa
Edúcame despacio que crezco deprisa

Ceder en las cosas que no tienen importancia, para no ceder en lo importante. Todo con un tono amable y positivo.
No se trata de sobreproteger, se trata de aplicar el sentido común.
Más vale el reproche de un sabio que la alabanza de cien necios.
(Dr Antonio Crespillo Enguix – Edúcame despacio que crezco deprisa)

Ahí van algunas “reglas pactadas” en mi casa. Estas reglas no están escritas, aunque estoy pensando que no estaría mal imprimirlas y ponerlas en la nevera o en los corchos de las habitaciones.

Reglas indiscutibles e innegociables

  • Si tengo alguna duda, pregunta o inquietud en internet recurro a papá, a mamá o al profe. Ante la duda … pido ayuda.
  • Los datos personales no son públicos.
  • Durante el día hay momentos de desconexión: Comidas, estudio, dormir. Estar enganchado me quita libertad.
  • Si puedo, ahora, hago deporte, oigo música o leo un libro y no practico sofazing-tablet. La comodidad lastra mi personalidad.
  • En casa hay orden («para leer, estudiar, ver la tele, conectarme, salir, …»)
  • No navego por donde me lleva la corriente, así no me meto en ningún barrizal.
  • Cuando me voy a dormir dejo el móvil en el parking-móvil, él también se merece un descanso.
  • En los sitios públicos (clase, biblioteca, iglesia, …) quito el sonido a mi dispositivo.
  • No tengo perfiles falsos en ninguna red social.
  • Mi imagen no es pública, por favor, la cuido con esmero.
  • No etiqueto a nadie sin su permiso.
  • Me doy de baja de los grupos en los que no participo y así evito las distracciones y la perdida de tiempo («Mi tiempo es oro»)
  • No hago un comentario en una red social si no es necesario, de esta forma evito crear dependencias a las redes sociales.
  • En mi lista de amigos solo hay … eso … amigos («sobran los desconocidos»)
  • Mi contraseña es mía, es mi mejor secreto (de otra forma dejaría de ser «Mi contraseña»)
  • Entro y salgo bien de los sitios web, cielos, no quiero que me suplanten la identidad.
  • No digo por internet lo que no diría a la cara.
  • En internet no vale todo, detrás hay personas como yo.

Y si se te ocurre alguna otra idea para vivir el emocionante día a día de forma ordenada, todo es cuestión de pactarlo.

Quiero felicitar desde aquí a mi gran amigo el Dr. Antonio Crespillo por su nuevo libro Edúcame despacio que crezco deprisa del que no he podido evitar tomar algunas notas para este artículo. Estoy convencido de que este libro va a hacer mucho bien a las familias.

 

Cómo educan a sus hijos las personas más influyentes en empresas tecnológicas

Es muy curioso y edificante leer cómo educan a sus hijos, en aspectos relacionados con la tecnología, personas que están en la cresta de la ola en el sector tecnológico y que son  muy influyentes a nivel mundial.

Desde el mítico Steve Jobs, creador de Apple, hasta Dick Costolo, director ejecutivo de Twitter, y muchos, muchos más, están o han estado ciertamente preocupados por las educación de sus hijos en el paradigma tecnológico.

Resulta muy significativo que en el caso de Steve Jobs sus hijos no usaran el iPad en casa. En una entrevista dijo: “limitamos la cantidad de tecnología que pueden usar en casa”. Personas muy cercanas a él afirman al respecto que “los niños no parecían adictos en absoluto a los dispositivos. Nunca nadie sacó un iPad o un dispositivo en la mesa a la hora de comer”.

SteveJobs y su familia

Existe un denominador común a todos estos genios de la tecnología, madres y padres, y es no querer que sus hijos estén expuestos a contenidos nocivos, como la pornografía, el acoso entre niños o ciberbullying, y tal vez lo peor de todo, convertirse en adictos a sus dispositivos.

En cuanto al problema de la adicción, alguno de ellos, afirma “lo he vivido en primera persona y no quiero que mis hijos sigan mis pasos”.

Te dejamos el vídeo que tanto nos gusta “La otra carta”

¿Qué hacen para una correcta educación en el paradigma tecnológico?

Estas madres y padres establecen un criterio distinto en función de la edad de sus hijos. Son más restrictivos en edades tempranas y más permisivos en edades avanzadas.

Nunca hay que bajar la guardia y mucho menos cuando son más pequeños. Los menores de 10 años parecen ser los más susceptibles a convertirse en adictos. A estos niños sólo les permiten el uso de dispositivos los fines de semana o en vacaciones y en un horario muy limitado.

A los niños entre 10 y 14 años les permiten el uso de dispositivos entre semana para hacer tareas relacionadas con el colegio.

Dick Costolo, director ejecutivo de Twitter, y su esposa, permiten el uso ilimitado de dispositivos de sus dos hijos adolescentes siempre que estén en la sala de estar.

Algunos dicen que las prohibiciones absolutas podrían ser contraproducentes.

Ali Patovi, asesor de Facebook, Dropbox y Zappos, dice que también hay que tener en cuenta las aplicaciones que consumen. No es lo mismo estar enganchado a una red social, a YouTube o a un juego que a programas creativos y/o educativos.

Hay una regla bastante universal entre estos padres y es que en ningún caso hay ordenadores en las habitaciones y se les educa a no dormir con el dispositivo móvil cerca.

Desde PadresenlaRed tenemos claro que no funciona prohibir, que funciona educar y que nosotros, los padres, somos los primeros y principales educadores de nuestros hijos. Quizás lo más inteligente sea limitar el uso de la tecnología a favor de otros estímulos más tradicionales.

Fuente de esta noticia: http://www.nytimes.com/

 

Familia Segura (Kaspersky, Alia2 y Re-teatro)

La prestigiosa empresa de seguridad informática Kaspersky junto con la fundación Alia2 y Re-teatro en su empeño de concienciar a los padres acerca de su labor insustituible de ser los principales educadores de sus hijos, también en el uso de internet, presenta el proyecto “Familia Segura” (http://familiasegura.es/).

Familia Segura

Este ambicioso proyecto pretende enseñar: “Todo lo que necesitas saber sobre internet y nuevas tecnologías. Aprende a navegar de forma segura y educa a tus hijos en el buen uso de la Red”.

La web presenta tres secciones: Teatro en el Aula; Escuela de Padres; Tecnologías de Ayuda.

  • Teatro en el Aula es una idea original para que los chavales, a través del teatro en clase, sean los protagonistas de su propia historia en internet.
  • Escuela de Padres, esta sección alerta de algunos temas sobre los que tenemos que estar atentos en internet.
  • Tecnologías de Ayuda, muestra algunas herramientas software para proteger a toda la familia. (Control parental, Análisis de URL, Pago seguro y Protección desde la nube)

Desde Padres en la red damos la enhorabuena por esta iniciativa.

Lo que esconden las fotos que publicas en internet

Estamos en una estación del año estupenda para sacar fotos preciosas. Además las fotos hechas con nuestro mega-teléfono-móvil tienen una calidad más que aceptable.

¿Sabes que esconden esas fotos que publicas en internet desde el móvil?

Las fotos que se suben a intenet, además de la imagen, están acompañadas por unos datos que no se ven y que se llaman metadatos. Son metadatos, por ejemplo: la fecha y hora de la toma; información sobre el modelo de móvil; valores de geolocalización; además puede incluir información sobre la cámara como apertura, velocidad, valor ISO … Los metadatos aunque no los ves se pueden recuperar con algunas herramientas software.

De esta forma, sin querer, podemos estar dando información muy precisa de dónde hemos hecho esa foto (geolocalización), por dónde nos movemos, cuándo y con quién (se muestra en la imagen).

Por ejemplo, si estás de viaje, lejos de casa, estás diciendo a “los cacos” que tienen tu casa a su disposición. O si sales en la foto en un bar de copas puede que no te crean cuando les digas que estuviste estudiando toda la noche.

Ahora fuera de bromas (que no lo son), todo esto es mucho más crítico y sensible en los perfiles de nuestros menores y adolescentes, ellos no suelen controlar su lista de amigos y puede haberse colado algún pedófilo intentando hacer grooming con él o con ella.

Si no controlan las fotos que suben están facilitando demasiado las cosas a cualquier ciberdelincuente.

Veamos que consejos nos da el “hacker bueno” Chema Alonso sobre este tema en el Blog Think Big: