Desconexión temporal por vacaciones de las Redes y del whatsapp

¿Te imaginas que dejasen de funcionar, de golpe, todas las apps de los dispositivos móviles? Este vídeo te lo cuenta.

La tensión que acumulamos a lo largo del día puede ser acrecentada por la inmediatez de la comunicación electrónica, puede llevarnos a vivir siempre corriendo. En la medida en que se pueda es conveniente habituarse a equilibrar la rapidez con la calma y, por qué no, hacer un descanso de los mensajes y de las redes, una “desintoxicación” de los dispositivos móviles.

En ocasiones pueden surgir pequeños conflictos con las personas con las que nos relacionamos; otras veces tenemos entre manos cuestiones que no logramos enfocar bien y que requieren tomar un poco de distancia.

El descanso, en sus múltiples formas, es un cambio de aires. Cambio de aires no significa necesariamente ausentarse varios días. Un rato de deporte, un  paseo, o una excursión al campo, a la montaña, a visitar algún lugar distinto, …, despeja la cabeza y uno vuelve renovado a la vida “normal”.

El descanso es una de las mejores medidas de prevención. Olvidarnos de nuestra conexión para conectar con quienes nos rodean, para estar pendientes de ellos.

La ficción a través de la lectura o del cine, la poesía, el arte apartan también un poco de los problemas cotidianos y refrescan; dan un cambio de perspectiva y permite reenfocar la realidad.

El cultivo de aficiones y de intereses culturales enriquece la vida familiar y es también una alternativa al deporte.

La lectura y el cine, por ejemplo, alimentan las conversaciones, dan que hablar; la pintura, la jardinería o el bricolaje hacen amable el hogar; el talento musical; la creatividad en la cocina, la originalidad a lo hora de una celebración, …

El buen descanso está abierto a la familia y a los amigos: no tendría sentido que llegara el fin de semana y uno se encerrara en su cascarón. El descanso individualista acaba por no aliviar verdaderamente y produce una extraña ansiedad por escapar. Una cosa son, en este sentido, las ganas de descansar y otra la ansiedad por descansar; el descanso abierto es sereno y flexible, y despliega nuestra identidad: nos ayuda a ser quienes somos.

Conviene cuidar el reposo de los demás, descansar haciéndoles descansar.

Hacerse a los gustos de quienes nos rodean forma parte del día a día de una familia. Comprender, querer y saberse querido, tener alrededor gente que nos escucha que se hace cargo de lo nuestro. Esa si que es una buena conexión.

Un pensamiento en “Desconexión temporal por vacaciones de las Redes y del whatsapp”

  1. Excelente reflexión. En estos tiempos de inmediatez, mensajes instantáneos y comunicación no personal vía WathsApp, es necesario dejar de lado el individualismo para conectarnos con el otro a través de la palabra, la mirada, la voz, pero en una conversación de persona a persona, en la realidad, no en el mundo virtual. Por ello, esta “desconexión temporal” es necesaria para fijarse en el otro y para crecer en todas las dimensiones y constituyentes que nos hacen personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s