Smartme Family la app que te aporta criterios para educar a tus hijos en el uso del móvil

Sabemos que no podemos estar en todo momento prohibiendo a nuestros hijos acceder a internet. “No consiste en prohibir, consiste en educar”. Y para educar, en ocasiones, nos faltan criterios objetivos, tener más datos, incluso la ayuda de algún experto: ¿A dónde se conecta? ¿Es adecuado para su edad? ¿Cuánto tiempo se conecta? ¿Con quién se conecta? …

Smartme Family busca justamente eso, aportarte datos objetivos sobre la navegación de tu hijo y ayudarte a interpretar esa información.

Es una app gratuita que te ayuda a enseñar a tu hijo a gestionar su tiempo con el móvil, previniendo posible problemas o alteraciones y evitando que desarrolle una dependencia del dispositivo.

Smartme Family te ofrece información precisa de la actividad móvil que hace cada uno de tus hijos, permitiéndote a la vez tener el control para orientarles en el uso apropiado del móvil, respetando siempre su intimidad.

Además partiendo de la filosofía de proporcionar información y recursos, y no sólo filtros o restricciones de acceso, Smartme Family ofrece un apoyo continuo en la educación de esta realidad, ayudando a las familias a orientar a sus hijos

Dispone de una Reglas de Uso del móvil que han sido diseñadas siguiendo el criterio de educar en positivo. Cuenta con un contrato padres-hijos que fija las reglas de uso del móvil. Este contrato es una herramienta educativa que forma a los niños en un uso adecuado del móvil, motivando una autogestión correcta de su dispositivo a la vez que les hace responsables.

Cómo empezar a usar SmartmeFamily

  1. El padre o adulto descarga Smartme Family en su móvil.
  2. Se registra si aún no tiene cuenta de Usuario y valida sus datos con el código querecibe a través de SMS.
  3. Da de alta a los usuarios que van a formar parte de su cuenta familiar y les asigna un rol (padre/ hijo(a)/ otros familiares).
  4. Cada usuario invitado recibe un SMS con un link de descarga de la App. Una vez descargada en cada dispositivo que se quiere monitorizar, deberá registrarse para completar el proceso de asociación a la cuenta familiar.

Sitio Web oficial: http://www.smartmefamily.com/

Desconexión temporal por vacaciones de las Redes y del whatsapp

¿Te imaginas que dejasen de funcionar, de golpe, todas las apps de los dispositivos móviles? Este vídeo te lo cuenta.

La tensión que acumulamos a lo largo del día puede ser acrecentada por la inmediatez de la comunicación electrónica, puede llevarnos a vivir siempre corriendo. En la medida en que se pueda es conveniente habituarse a equilibrar la rapidez con la calma y, por qué no, hacer un descanso de los mensajes y de las redes, una “desintoxicación” de los dispositivos móviles.

En ocasiones pueden surgir pequeños conflictos con las personas con las que nos relacionamos; otras veces tenemos entre manos cuestiones que no logramos enfocar bien y que requieren tomar un poco de distancia.

El descanso, en sus múltiples formas, es un cambio de aires. Cambio de aires no significa necesariamente ausentarse varios días. Un rato de deporte, un  paseo, o una excursión al campo, a la montaña, a visitar algún lugar distinto, …, despeja la cabeza y uno vuelve renovado a la vida “normal”.

El descanso es una de las mejores medidas de prevención. Olvidarnos de nuestra conexión para conectar con quienes nos rodean, para estar pendientes de ellos.

La ficción a través de la lectura o del cine, la poesía, el arte apartan también un poco de los problemas cotidianos y refrescan; dan un cambio de perspectiva y permite reenfocar la realidad.

El cultivo de aficiones y de intereses culturales enriquece la vida familiar y es también una alternativa al deporte.

La lectura y el cine, por ejemplo, alimentan las conversaciones, dan que hablar; la pintura, la jardinería o el bricolaje hacen amable el hogar; el talento musical; la creatividad en la cocina, la originalidad a lo hora de una celebración, …

El buen descanso está abierto a la familia y a los amigos: no tendría sentido que llegara el fin de semana y uno se encerrara en su cascarón. El descanso individualista acaba por no aliviar verdaderamente y produce una extraña ansiedad por escapar. Una cosa son, en este sentido, las ganas de descansar y otra la ansiedad por descansar; el descanso abierto es sereno y flexible, y despliega nuestra identidad: nos ayuda a ser quienes somos.

Conviene cuidar el reposo de los demás, descansar haciéndoles descansar.

Hacerse a los gustos de quienes nos rodean forma parte del día a día de una familia. Comprender, querer y saberse querido, tener alrededor gente que nos escucha que se hace cargo de lo nuestro. Esa si que es una buena conexión.

Powtoon, haz una presentación alegre, fácil y divertida

¿Necesitas hacer una presentación entretenida, original, con una herramienta online, sin instalar nada en tu ordenador, que sea extremadamente sencilla y además gratis?

Mi hija María me ha vuelto a sorprender, ha hecho una presentación con una herramienta online, gratuita y le ha quedado francamente atractiva.

La plataforma en cuestión se llama PowToon.

Powtoon tiene plantillas pre-hechas que hace que todo sea más fácil y rápido. Son plantillas de “arrastrar y soltar“.

Como siempre, para empezar a usarlo, tendrás que darte de alta. Puedes hacerlo mediante tu cuenta de Facebook, Google o Linkedin.

Una vez terminada tu presentación puedes compartirla en redes sociales y si terminas haciendo un vídeo lo podrás publicar directamente en Youtube.

Para crear tu presentación, tendrás que seleccionar una categoría (proyecto en blanco, vídeo promocional, presentación, vídeo educativo, infografía o vídeo social), una plantilla de las seis disponibles y un nombre. Tras estos tres pasos irás directamente al editor de vídeo de PowToon.

En la edición se muestra un espacio central con una diapositiva a tamaño real, una columna lateral izquierda con miniaturas de las demás láminas y a la derecha todas las herramientas de edición que necesites, como efectos de texto, marcos, personajes animados, objetos, marcadores, fondos y más. La columna inferior con una línea de tiempo te servirá de guía para saber la duración del vídeo y dónde va cada diapositiva. Por otro lado, desde la barra superior tendrás acceso a las pistas de audio, con algunas canciones disponibles y la posibilidad de añadir tu propia voz a partir de un archivo MP3 o grabándola directamente desde PowToon.

Aunque es gratuito existen versiones de pago que te multiplican las prestaciones.

Sitio web: https://www.powtoon.com

Generación Z, sus protagonistas: hijos, padres y educadores

Los hijos (edad difícil)

Estos chic@s han nacido no con un pan sino con una Tablet bajo el brazo. Los dispositivos móviles no tienen ningún secreto para ellos.

Conocen los dispositivos y si no los conocen les cuesta muy poco saber qué esconden. Tabletas, smartphones, ebooks, ipads, ipods, androids, iphones, …, no les tienen ningún miedo ni respeto, no tienen secretos para ellos. Juegan con lo que nosotros trabajamos. Son autodidactas. Internet siempre estuvo ahí para ellos.

En su tiempo libre escuchan música desde sus dispositivos o ven vídeos y series, juegan online y chatean con sus amigos. Son capaces de chatear y hablar con el móvil, mientras ven una serie, escuchando música de fondo.

Cómo son estos chic@s

  • Son nativos digitales, tecnológicamente muy conectados, tecnodependientes. En internet están como pez en el agua.
  • Son impacientes e impulsivos, ellos desean resultados inmediatos.
  • Son muy individualistas y creen en ellos mismos en exceso. Suelen ser solitarios. Valoran poco la familia.
  • No les preocupa su privacidad en internet.
  • Internet es una extensión de su vida real, al dejar a los amigos sigue comunicado con el mundo exterior a través de redes sociales y programas de mensajería (Facebook, Instagram, Twitter, Tumblr, WhatsApp, Snapchat, YouTube, Telegram, …)
  • Les resulta más fácil comunicarse por internet que cara a cara.
  • La Generación Z cuenta con un coeficiente intelectual que sobrepasa a las anteriores generaciones según un estudio realizado en la Universidad de Stanford (EE. UU.)

Padres un tanto despistados (… ¿en las nubes?)

La falta de determinación de esta generación hace que sus padres estén algo despistados. Aparentemente los hijos piensan que lo saben todo, que los padres no les aportan nada. Que sus padres no les entienden. Por todo ello, con ell@s hay que tener paciencia y no desfallecer.

Los padres no deben de hacer cosas raras, deben aplicar el sentido común.

Los padres deben educar con el ejemplo. Mucha cuidado con que seamos nosotros los padres los que tengamos esos problemas de desconexión de los dispositivos, que no podamos apartarnos de nuestro móvil.

Padre y madre educan cada uno a su manera. Los dos deben estar presentes en la educación de cada hij@.

No hay que ponerse en su lugar, las cosas son como son. Enséñale a madurar, a ser fuerte.

Proponle hacer cosas para ocupar su tiempo ocioso: que te ayude a hacer la cena, enséñale cómo se hace una tortilla de patatas, un huevo frito, una hamburguesa. Vete con él a la librería y cómprale un libro. ¿Cuidar plantas?

Pregúntale de vez en cuando. Hay que preguntar, no interrogar. Que no solo hablé él.

Mucho ánimo, pronto descubrirán las sensaciones positivas de contar sus cosas de tú a tú y los beneficios de sonreir.

El Papa Francisco en las conferencias TED

Es bastante normal en este blog ver vídeos de las conferencias TED. Son de “super-actualidad”.
Nos ha llamado la atención ver al Papa Francisco en este tipo de eventos, aunque pensándolo bien, su mensaje encaja perfectamente, es un gran comunicador. Transcribo parte de su discurso:

El título, me ha gustado mucho: “The Future You”: el futuro está hecho de ti. La vida fluye a través de las relaciones. La existencia de cada uno está ligada a la del otro: la vida no es tiempo que pasa, sino tiempo de encuentro.

Todos necesitamos los unos de los otros, ninguno de nosotros es una isla, un yo autónomo e independiente del otro. Solamente podemos construir el futuro juntos, sin excluir a nadie.

Pero todo está vinculado. También ese duro juicio que llevo en el corazón contra mi hermano o mi hermana, esa herida no curada, ese mal no perdonado, ese rencor que solo me hará daño, …

Muchos hoy, por diversos motivos, no parecen creer que sea posible un futuro feliz. Estos temores se pueden superar, si no nos cerramos en nosotros mismos. La felicidad solo se experimenta como el don de armonía de cada uno con el todo.

Qué maravilloso sería si el aumento de las innovaciones científicas y tecnológicas correspondiese también con una mayor equidad e inclusión social. Qué maravilloso sería si, mientras descubrimos nuevos planetas, descubriésemos las necesidades del hermano y la hermana que orbitan a mi alrededor.

Fraternidad, esta palabra tan bonita y a veces incómoda. Solidaridad, una palabra que muchos quieren quitar del diccionario. La solidaridad es una respuesta libre que nace del corazón de cada uno. Sí, ¡una respuesta libre!

Tenemos mucho que hacer, y debemos hacerlo juntos. Pero, ¿cómo hacer con todo el mal que respiramos? Cada uno de nosotros puede ser una vela iluminada que nos recuerda que la luz prevalece sobre las tinieblas.

Para nosotros cristianos el futuro tiene nombre, y este nombre es esperanza. Tener esperanza no significa ser optimistas, ingenuos, ignorantes del drama de los males de la humanidad. La esperanza es la puerta abierta al porvenir. Es una semilla de vida, humilde y oculta, que con el tiempo se transforma en un gran árbol. Basta un solo hombre para que haya esperanza, y este hombre puedes ser tú. Después otro ““, y otro ““, y entonces somos “nosotros“. Y cuando hay un “nosotros“, ¿comienza la esperanza? No, ya ha comenzado con el ““. Cuando hay un nosotros, comienza una revolución.

El tercer y último mensaje que me gustaría compartir hoy es sobre la revolución de la ternura. ¿Qué es la ternura? Es el amor que se acerca y se hace concreto. La ternura no es debilidad, es fortaleza. Es el camino de la solidaridad, el camino de la humildad.

El futuro de la humanidad no está solo en manos de los políticos, de los grandes líderes, de las grandes empresas. Sí, su responsabilidad es enorme. Pero el futuro está sobre todo en las manos de las personas que reconocen al otro como un “” y a sí mismos como parte de un “nosotros“. Necesitamos los unos a los otros. Y por eso, por favor, recuérdenme también con ternura, para que lleve a cabo la tarea que me ha sido encomendada para el bien del otro, de todos. De todos Uds., de todos nosotros. Gracias.

El Papa Francisco

Aprender a apreciar lo que se es y lo que se tiene

El adolescente prefiere sentirse libre equivocándose más que sentirse esclavo haciendo lo que debe.

Esta frase para reflexionar la he sacado del libro “Corazón de padre. El modo masculino de educar” del psicólogo y psicoterapeuta Osvaldo Poli.

En el libro se analiza la figura del padre y dice que el padre hace comprender a su hijo que su derecho a tener no está fundado. El hijo no se da cuenta de que lo que recibe es fundamentalmente un regalo, signo y demostración de la bondad de sus padres y de su deseo de ser feliz.

Un par de situaciones habituales en el comportamiento del adolescente con su móvil

  • [En cuanto al uso y abuso del dispositivo] No se separa de él, ni para comer, ni para dormir, ni para estudiar, … Siempre está conectado, parece un adicto.
  • [En cuanto al hardware / software] No está a gusto con su móvil. El móvil “se peta”, parece que no va. Los tiempos de respuesta de las apps cada vez son peores. Sus “colegas” tienen móviles mucho mejores.

Osvaldo nos dice en su libro: Si no se cortan los caprichos … se alimentan y se crean las condiciones psicológicas de insaciabilidad típicas del hijo que quiere siempre más, que no está nunca contento con lo que tiene y que no valora lo que posee. Esto se nota en que no tiene cuidado de sus cosas no sabe dónde las deja, olvida sus libros en el colegio, pierde con facilidad el móvil, … Para el hijo la felicidad  es la completa satisfacción de sus deseos, es un derecho que tanto la vida y el padre le deben garantizar. En esta concepción de la vida los padres acaban agotados y el hijo ignora que su derecho de tener se fundamenta en la benevolencia de sus padres.

El niño utiliza chantajes, obstinaciones, venganzas o tozudeces para conseguir sus caprichos. Debes intentar cambiar estas conductas y que el niño no transforme el mundo a su medida.

Enséñale a que la libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en hacer lo que se debe.

Que puedo hacer para que cambie su actitud

  • [En cuanto al uso y abuso del dispositivo] Proponle actividades en las que esté ocupado. Por ejemplo, ahora está muy de moda “MasterChef”, puedes decirle que te ayude en la cocina, encárgale que haga la ensalada o enséñale a hacer una pizza (que amase la harina) o una tortilla de patatas (que pele las patatas); o que te ayude a ordenar algo; o llévalo a comprar un libro, su libro, luego dile que lo lea (ten paciencia, le costará empezar); senderismo urbano o de montaña (qué buena ocasión para hablar); bicicleta ….
  • [En cuanto al hardware /software] Para conseguir que los tiempos de respuesta del móvil sean aceptables es muy conveniente: (1) Desinstalar todas las app que no se utilicen; (2) Borrar archivos, fotos, vídeos del dispositivo y liberar espacio en memoria, si le interesa guardar algún archivo llévalo a la nube.

El mundo cambia con tu ejemplo

Cómo mejorar nuestra conversación

¿Por qué no escuchamos? Preferimos hablar. Cuando hablamos no tenemos que escuchar cosas en las que no estemos interesados, tú eres el centro de atención y puedes reafirmar tu propia identidad. Pero hay otra razón: nos distraemos. Una persona en promedio habla unas 225 palabras por minuto mientras que nuestro cerebro puede escuchar hasta 500 palabras por minuto. Nuestra mente llena la diferencia de palabras con pensamientos sobre nosotros mismos. Prestar atención a alguien requiere esfuerzo y energía, porque no somos capaces de no rellenar ese vacío.

Quizás por estas razones funcionen tan bien las redes sociales. Hablamos de nosotros mismos y nos distraen.

“Hablamos en exceso y no escuchamos lo suficiente” (Eduard Punset)

“Muchos de nosotros no escuchamos con la intención de entender. Escuchamos con la intención de responder”. (Stephen Covey)

10 consejos para mejorar nuestra conversación (Celeste Headlee)

  1. No seas multitarea. Y no solo quiero decir que guardes el móvil, la tablet, …, que tienes en las manos. Quiero decir, “estar presente”. Está en “ese” momento. No pienses en la discusión que tuviste con tu jefe o qué vas a hacer de cenar. Si no quieres seguir en la conversación, abandónala, pero no estés mitad presente y mitad ausente.
  2. No seas dogmático. Debes iniciar una conversación suponiendo que tienes algo que aprender. La escucha sincera requiere ponerse uno mismo a un lado. Y a veces eso significa no mostrar las opiniones personales.
  3. Usa preguntas abiertas. Con quién, qué, cuándo, dónde, por qué o cómo.
  4. Sigue el ritmo. Vendrán pensamientos a nuestra mente mientras el otro está hablando y necesitarás expresarlos. No interrumpas, tampoco dejes de escuchar mientras piensas en una maravillosa pregunta, es probable que se pierdan cosas mientras el sujeto habla, no pasa nada.
  5. Si no sabes, di que no lo sabes. Peca de precavido.
  6. Evita equiparar con tus experiencias. No es lo mismo, nunca es lo mismo. Toda experiencia es individual. Y, lo más importante, no está hablando sobre ti.
  7. Procura no ser repetitivo. Es en verdad aburrido y tendemos a hacerlo mucho. Especialmente en conversaciones de trabajo o con nuestros hijos. Cuando tenemos una idea, la seguimos parafraseando una y otra vez. No lo hagas.
  8. Evita los detalles. A la gente no le interesan en qué año, los nombres, las fechas, … A ellos no les importan los detalles. Les importas tú, les importa cómo eres, qué tenéis en común. Así que, olvida los detalles.
  9. Las quejas. Siempre se prefiere oír cosas positivas que críticas y quejas, ¿verdad? Pues aplícalo.
  10. Haz búsquedas, no debates. Invita a explorar puntos de vista, no a descubrir quién tiene razón o quién está equivocado.

Esta no es la última, pero es la más importante: Escucha. No puedo decirte cuántas personas ilustres han dicho que “escuchar tal vez sea la capacidad más importante que podrían desarrollar”. Hay que tener una escucha generosa.

Descubre el enredado mundo de internet

A %d blogueros les gusta esto: